¿Cuánto te quieres?

Nos enseñaron a ser mitades. Personas fragmentadas vagando en la búsqueda de su media naranja. Nos contaron que vendría alguien a salvarnos de dragones invencibles que terminaron siendo los problemas familiares, me veo gorda, estoy calvo, me he quedado en paro, tengo miedo, no sirvo, me siento solo.

Nos convencieron, poco a poco, a través de cada cuento ceniciento. A partir de necesidades infantiles no cubiertas, nos enseñaron, nos persuadieron, nos fragmentaron. Entonces, cuando nos falta algo, cuando nos asustamos, cuando los días se tornan un poco más angostos de lo habitual, cuando se turbian las ganas de meterle mano a la vida… nos desesperamos y buscamos a nuestra media mitad esparcida en el mundo. Esa que logrará paliar el malestar que hace de nuestro cuerpo su imperio. Hemos aprendido poco a vivir con nuestras angustias, mirarlas a la cara y preguntarles qué historia sobre nosotras mismas nos quieren contar. Igual si les hablásemos nos responderían. Puede que si nos escuchásemos y acunásemos más a menudo, el dolor nos narrara cosas interesantes. De esas que nos hacen crecer y desarrollarnos. Pero no escuchamos. Huímos. En la búsqueda del otro que aún no ha llegado o al resguardo de aquél que creemos que es el adecuado. Y vamos al príncipe o a la princesa. Dime que me quieres, que todo pasará, que siempre estaremos juntas, que nada irá mal, qué sé yo… Dime algo que calme este dolor que se me ha incrustado dentro y que no sé cómo arrancarme yo sola. Y funciona, claro. Un ratito. Luego vuelve. Y nos preguntamos si no será que hemos errado al elegir a la persona. Que este príncipe no es tan azul o mi princesa no tiene el pelo lo suficientemente rubio. Y yo nos pregunto, no será que hacemos las preguntas equivocadas. Qué se yo. No será que no hemos aprendido a estar con nosotros mismos. No será que hay que escucharse y quedarse, acunando, el dolor en casa algún día. Preguntarle, atenderle, mimarle. Podemos probar. Quién sabe. A querernos un poco más.

Artículo escrito por Ana Moyano, psicóloga del equipo del Centro de Psicología NB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s